Blogia
sigo viva

sigo viva

Sigo viva, y sí, es gracias a ti, pero no a que sueñe contigo, ni a que me hayas dado las ganas de despertar de nuevo a toda esa amalgama de sensaciones que es la vida, es precisamente a que no me la diste, y ahora que ya no estoy contigo he vuelto a sentir las ganas de vivir.

Siento la música como si la llevase dentro, las letras vuelven a ser mías y me vuelvo a sentar a escribir, los olores entran en mí y me persiguen, la vida es una fiesta, vaya bien o mal, es una fiesta, y tengo ganas de vivirla, de disfrutarla e incluso de sufrirla si hace falta. Pero no vuelvo a sufrir contigo. De hecho ya bastante sufro cuando me llamas todos los días para ponerme voz lánguida y veo en mi mente esos ojos de cordero degollado que pones para que vuelva contigo. No voy a volver, por lo menos no en un futuro muy cercano (y no sé porqué me da que eso significa que en ningún futuro), no tengo ganas de que me quemes con tu apatía y tu cansancio. Sé que no te lo crees, pero yo no soy así.

Qué tristeza me invade cuando lo pienso, no me conoces, y yo que creía que hacíamos una buena pareja porque nos conocíamos y nos comprendíamos. Cuando me dices que a que lo entiendo, y que yo haría lo mismo me siento incapaz de describirte la desazón que me come por dentro. No, no haría lo mismo, y no, no lo entiendo, me he cansado de pararme a comprender todos esos actos de pereza y dejadez, no soy así y no lo quiero ser.

Quiero disfrutar, y en los momentos que me toque sufrir ya sufriré, pero me niego a dejar la vida pasar. Y eso es lo que hace que acabe de redescubrir que mi vida es mía, y que la tengo que vivir, así que ahora me toca dedicar mis energías a sentirme viva, y resulta que no me supone energía, que me sale solo, y soy tan feliz...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres